Blog Esposa Joven Hoy

Planifica y Proyecta tu 2020

Cada año es un nuevo reto y es que no podemos dejar que se acabe el año sin recordar las cosas buenas y malas que aprendimos y vivimos durante el 2019. Personalmente creo que es muy importante nuestros pensamientos, planificarnos y proyectar nuestras ideas, siempre, más aún cuando un nuevo año comienza. Sé que nos regimos bajo un calendario modificado, el calendario Greco-Romano que nos hace pensar que estamos entrando en el año 2020, pero para no profundizar sobre eso, solo Dios sabe que bajo este sistema vivimos y nuestra cultura cambia en todo sentido.

Lo cierto es que si, para nuestra cultura, ya finaliza otra década más, le decimos adiós a este 2019 y alegremente recibimos un nuevo año… 2020 ¡no deja de sorprenderme lo rápido que pasa el tiempo!

El punto es que Dios siempre tiene un plan y siempre cumple lo que promete y nosotras debemos aprender de nuestro padre. Cuando nacemos, somos educadas por nuestros padres y según la forma en la que fuimos criadas, así vamos a actuar en nuestra edad madura, muchas podemos tomar las mismas costumbres o forma de ser de nuestros padres, así mismo debería ser con nuestra relación con Dios. Tal vez sientas que como no lo ves es imposible aprender de él, pero cuando lees la Biblia, es ahí donde lo conoces y es verdaderamente hermoso.

En el salmo 33:11 dice “pero Dios cumple sus propios planes y realiza sus propósitos. Y en Job 12:13 dice “Dios tiene sabiduría y poder, hace planes y estos se cumple”

Y si, sé que no somos y nunca seremos como Dios pero si, hay mucho que aprender de él, recuerda que Jesús nos aseguró Juan 14:12 que “el que confía en mi hará lo mismo que yo hago. Y como yo vuelvo a dónde está mi padre, ustedes harán cosas todavía mayores de las que yo hago” Dios es tan omnipotente, tan hermoso y poderoso que nos promete una vida bendecida, el problema está en nuestra limitada y finita mente.

Hoy quiero decirte que hay más, mucho más, solo que hay que abrir nuestro entendimiento a su palabra, a su sabiduría y amor.

Este nuevo año no te quedes con un pensamiento limitado, enfoca tu mente a proyectar tus sueños. Su palabra dice que el que esté falto de sabiduría, pídala a Dios que él la dará sin reproche y en abundancia (Santiago 1:5)

Yo he experimentado esa gracia de Dios al abrir mis pensamientos a la fe, ya tenemos dos años viviendo en Ecuador, vivíamos en un departamento súper pequeño, incomodo, pasábamos algunas cosas desagradables en ese lugar, yo sabía que era momentáneo, gracias a Dios mi esposo y yo comenzamos a trabajar (otra experiencia especial de parte del Señor) y la verdad que ya nos queríamos mudar, recuerdo que mi esposo me dijo “Gaby a final de diciembre creo que nos podemos mudar” eso según sus cálculos; pues económicamente se requería de dinero que no teníamos al momento, pero yo le dije “amor, yo solo sé que antes de diciembre nos mudamos” y ya estábamos buscando departamentos, conocimos a un Señor (que hasta los momentos sigue siendo un gran amigo nuestro), gracias a él, nos mudamos al departamento que él estaba por entregar, nos pidieron un mes de garantía más el mes de adelantado y así fue, justo el dinero que teníamos, no teníamos nevera ni cocina y mi jefa me vendió la de ella para pagar en parte y así, nos mudamos, saben cuándo? Antes de diciembre. Mi esposo siempre recuerda eso y así como este ejemplo, he vivido otros tantos, la verdad que vivir por fe, no es cosa sencilla pero cuando lo vives y experimentas, no quieres salir de ahí, siempre quieres seguir viendo la bondad y el favor de Dios. Aunque habíamos puesto en oración esas cosas, como el mudarnos, se nos hacía complicado hacerlo realidad, por el factor económico sobre todo, pero nuestra fe estaba puesta en el Todopoderoso y Él se encargó de conectarnos con personas indicadas, de proveer todo lo que necesitábamos y de darnos nuestro nuevo hogar.

Ahora, Mi esposo y yo decidimos escribir nuestras metas y planes para este nuevo año, nos ponemos de acuerdo para orar por ellas y que Dios nos muestre que hacer sin dejar de trabajar por ellas. El Señor es muy planificador, organizado, creativo, ordenado, justo, y creo firmemente que debemos ser así a la hora de planificar y tomar decisiones.

Mis recomendaciones para establecer nuevas metas en este 2020 que bendigan tu vida y la de los tuyos son las siguientes:

·   Que tus planes y proyectos siempre sean para el beneficio tuyo, de tu familia y alguien más.

·        No dejes a un lado el servicio a Dios en este nuevo año. Planifica actividades que puedas hacer cada mes, 3 o 6 meses para ayudar al que más lo necesita.

·        En tus metas deben estar las personales y las familiares. Si tus metas personales son un nuevo trabajo, estudiar, un negocio, etc, que las familiares sean, por ejemplo “integrar a tus hijos en un deporte, la música, etc, o crear un proyecto de ahorro de todo el año con un fin familiar, crecer como familia en el área espiritual, crear un grupo de reunión en casa para orar, etc

·        No establezcas ayudas sociales solo con el fin de ser bendecidos, sino como algo que sabes que agrada a Dios y te ayude a descubrir tu llamado.

·        No tengas en poco las metas y proyectos de tu esposo e hijos, intégralos a esta iniciativa.

·        Una vez escritas tus metas y proyectos, describe qué, cómo o cuando hacer para lograrlo.

·        Escribe todos esos proyectos, ora sola y con tu esposo cada día por ellos.

Seamos planificadas y organizadas, no dejemos a un lado nuestro crecimiento espiritual para que la sabiduría de Dios sea manifestada en cada decisión.

Mi oración para ti “Señor, te pido por la persona que está leyendo este artículo, para que la bendigas en este nuevo año de una manera especial, que sus metas y planes sean establecidos en su mente y su corazón conforme a tu buena, perfecta y agradable voluntad, ayúdala y guíala en cada uno de sus proyectos, enséñala a pensar como tú piensas, llénala de tu sabiduría y muéstrale tu plan y propósito para su vida. No dejes que nada la desvíe de tu camino y guárdala de todo mal, que este nuevo año 2020 sea de crecimiento espiritual, personal y profesional para ella, que pueda ser un instrumento tuyo para bendecir a otros, en el nombre de tu hijo amado, Jesús, Amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.