El Reproche en la Pareja

El reproche en la pareja.

El reproche en la pareja es muy contraproducente ya que el reproche consiste en increpar o sermonear a otra persona recriminándole algo, sobre todo en la pareja. Por ejemplo, reprochamos a nuestra pareja cuando decimos cosas como: “estoy cansada, tu no me ayudas en nada” “será que te puedes dedicar algún día de dedicarme algo de tiempo o por lo menos ayudarme con los niños” y siguen los reproches, identificadas en 1, 2, 3…

El reproche en sí es echar algo en cara. Otro ejemplo como para que tomemos sintonía sería ¿Qué le dirías a tu esposo si se olvida del aniversario de bodas? Seguramente algo como “tantos años juntos y se te olvida que hoy era nuestro aniversario, ah, pero tu partido de fútbol no se te olvida”

¿Que causa que reprochemos?

En la pareja existen muchos roces y los reproches se hacen parte de la rutina muchas veces. Hoy seria genial tener en cuenta este tema y asumir si somos reprochonas o no y si el caso es que el reprochón es tu esposo, buscaremos la manera o la solución para dejar de hacerlo y hacerle ver a él su forma tosca de decir las cosas.

Todos en algún momento hemos dicho un excelente reproche porque cualquier aspecto en la vida de las parejas se hace susceptible de originar algún reproche, desde la situación más mínima hasta la más grave. Obviamente, esto comienza a aparecer en la convivencia, no en la etapa del enamoramiento. Lo que hay que tener claro es que los reproches crean desconfianza, baja autoestima, desanimo. Instaurando un gran malestar en la pareja dañando la relación.

¿Cómo surgen los reproches?

  • Como respuesta a una frustración.
  • Gracias a las grandes expectativas que tenemos de nuestra pareja.
  • Cuando no aceptamos a nuestra pareja tal y como es.
  • Pretendemos cambiarlas exigiendo que hagan lo que esperamos
  • No aceptamos su punto de vista diferente al nuestro

El reproche muchas veces es usado para manipular al otro para que hagan lo que esperamos o se comporten como queremos, esto sin duda es un gravísimo error.

El reproche también viene cuando sentimos injusticia, también cuando creemos que hemos sacrificado o que hemos aportado más a la relación y se utiliza el reproche para exigir el pago de esa deuda. Es decir, a veces no somos objetivos y valoramos más lo que hacemos al respecto que lo que hace nuestra pareja.

No sé si te has sentido identificada en este momento, no dejes de leer porque viene lo mejor, personalmente te cuento que yo y mi esposo solíamos reprocharnos muchas cosas y en nuestras discusiones solo existían los reproches y con ellos se presentaron, el orgullo, la falta de perdón, mi autoestima se fue al suelo, no confiaba en él y así sentía que dormía con el enemigo. Por mi parte creo que él siempre fue más reprochón que yo, cuando el me reprochaba, para vengarme, yo también lo hacía, pero eso lo que ocasionó fue nuestra separación.

Si quieres que esto sea el fin de tu relación déjalo seguir pero si ya quieres poner un stop y hacer que tu relación tome otro rumbo para bien, te enseñare varios aspectos bíblicos sobre esto y luego te daré unas recomendaciones que te ayudaran a romper con este gran problema destructivo.

Tipos de reproche

Digamos que hay dos tipos de reproche, el primero es el reproche que hacemos para confrontar, hacer ver algún mal o hacer una crítica constructiva, cosa que no podemos hacer de forma blanda y sumisa. El segundo seria el reproche dañino, ese que critica sin aportar nada bueno, que busca burlarse o con él, darle la razón a quien lo dice.

El reproche dañino, que es al que queremos atacar, viene muy bien acompañado del sarcasmo, que no es más que una observación cortante, a menudo irónica, con la intención de herir, es también, un lenguaje burlón, despectivo o irónico que pretende transmitir desprecio o insulto.

Eso fue suficiente para darme cuenta de que esas características no se alinean con el fruto del Espíritu (Gá. 5:22-23). Y en realidad necesitamos arrepentirnos y alinearnos con la voluntad de Dios para nuestra vida y nuestra relación matrimonial.

¿Qué dice la biblia sobre el reproche?

Salmos 15:3: El que no calumnia con su lengua, no hace mal a su prójimo, ni toma reproche contra su amigo.

Cuando reprochamos a nuestra pareja le hacemos un mal, sin duda es algo que no está bien visto delante de los ojos de Dios. Personalmente, considero que Dios no reprocha nada y eso, sin duda, es la mejor demostración de amor que podemos recibir de Él.

Veamos lo que dice Salmos 34:13 “guarda tu lengua del mal. Y tus labios de hablar engaño, y el Salmo 37:30 “la boca del justo habla sabiduría. Y su lengua habla justicia”

La lengua de los sabios adornará la sabiduría, más la boca de los necios hablará sandeces. Proverbios 15:2

La lengua apacible es árbol de vida. Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu. Proverbios 16:1

Ahora, para entender el daño que causan nuestros malos reproches, tenemos que leer muy bien lo que dice en Santiago 3:6…

“la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida. 7 El ser humano sabe domar y, en efecto, ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas; 8 pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal. 9 Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios. 10 De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. 11 ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? 12 Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

Entendamos algo, nuestra boca debe ser usada para bendecir no para maldecir, mucho menos a nuestro cónyuge, con el que decidimos vivir, al que decimos amar y en muchos casos, al padre de nuestros hijos, independientemente de nuestra frustración, necesitamos un trato especial con el señor, esa cercanía con Él es fundamental para entender el porqué de todas las cosas. Yo pienso que, sí podemos domar nuestra lengua, porque yo lo he podido hacer, hay veces en las que obviamente me equivoco, pero se necesita mucho amor y tacto para comprender a nuestra pareja y amarle como Dios le ama a él.

¿Qué hacer para detener los reproches?

Mis recomendaciones son las que sin duda me ayudaron a mi cuando quise deternerlo y cuando el reproche quiere tocar la puerta nuevamente, y son:

  • Comunión con Dios: para que conozcas sus promesas y descubras de su amor, para que los frutos de su espíritu estén en ti y acciones en amor.
  • Recuerda el porque te enamoraste de tu cónyuge. Recuerda sus virtudes antes que sus defectos.
  • Si algo te molesta, respira profundo y encuentra el momento y las palabras correctas para decirle lo que te incomoda
  • No necesitas usar palabras de insultos para que el entienda tu frustración
  • Usa calificativos de amor antes de hablar “mi amor, querido, mi gordo… escúchame algo que te quiero decir” modera tu tono. Procura no escucharte alterada ni sarcástica
  • Si tu pareja te reprocha algo y no te gusta su tono, puedes decirle lo que yo he aplicado muchas veces “amor, no necesitas hablarme así”

Proverbios 31:23 el que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias.

Este versículo hizo vida en mi matrimonio; Proverbios 25:15 Con larga paciencia se aplaca al príncipe. Y la lengua blanda quebranta los huesos. Lo he puesto en práctica y ha bendecido mi vida grandemente. Entendí que molestarme y jugar el mismo juego de reproches no hacía más que destruirnos mutuamente, nos hacíamos mucho daño y alguno de los dos debía parar. No dejes que el orgullo dañe más tu matrimonio (puedes leer mi artículo sobre el orgullo, pulsando aquí) y acciona para detener este juego toxico y malicioso que puede instaurarse en tu matrimonio muy silenciosamente.

Espero que esto te haya ayudado mucho. Cuéntame en los comentarios ¿Cómo ha bendecido este articulo tu vida? ¿Lo pondrás en práctica?

Que el Señor bendiga tu vida y tu matrimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.